Cascada Noticias - Un medio con identidad
Nefrólogo Víctor Martínez Mejía

Trabajan por el anticonceptivo masculino

La búsqueda del anticonceptivo masculino es uno de los proyectos del Laboratorio Nacional de Canalopatías (LNC), perteneciente al Programa de Laboratorios Nacionales
Trabajan por el anticonceptivo masculino

La búsqueda del anticonceptivo masculino es uno de los proyectos del Laboratorio Nacional de Canalopatías (LNC), perteneciente al Programa de Laboratorios Nacionales, informó la encargada del área de Fluorescencia, Arlet del Carmen Loza Huerta, durante su presentación en Semana Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

"Cada espermatozoide posee dos canales iónicos, lo que constituye un buen blanco para la creación del anticonceptivo masculino. Si se encuentra un fármaco que bloquee alguno de los canales iónicos de los espermas y que no afecte ninguna otra célula, el fármaco, al pegarse al canal, impediría el nado de los espermatozoides. El medicamento en cuestión no tendría efectos secundarios porque no sería hormonal, y al dejar de tomarlo automáticamente se eliminaría el bloqueo del canal".

 

Con los equipos de fluorescencia del laboratorio pueden verse los cambios en uno de los canales de calcio, una de las proteínas esenciales para que se concrete la fecundación. Se revisarán hasta 900 toxinas para saber si alguna bloquea el flujo de calcio a través del canal iónico del esperma. La electrofisiología —una de las dos áreas con que cuenta el laboratorio y que es encargada de estudiar la comunicación de las células con el medio externo— determinará, con la técnica automatizada patch clamp (medición de la corriente eléctrica que pasa a través de las membranas), si lo visto en fluorescencia puede ser real, detalló la doctora.

 

Único en su tipo

Establecido en junio dentro del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Laboratorio Nacional de Canalopatías cuenta con el equipo Sophion QPatch16 (Biolin Scientific), que de manera automatizada realiza la técnica de patch clamp en configuración de célula entera y, en menos de una hora, obtiene hasta 16 registros electrofisiológicos de manera simultánea, con fijación de voltaje por medio de sellos de alta resistencia. Esto hace que sea el primer laboratorio en su tipo en Latinoamérica, comentó el físico César Oliver Lara Figueroa.

 

De acuerdo con el doctor en Fisiología y Biofísica Arturo Hernández Cruz, jefe del Departamento de Neurociencia Cognitiva del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, las canalopatías son enfermedades causadas por la disfunción (hipo o hiperfunción) de algún canal iónico y pueden ser adquiridas, congénitas o heredadas debido a mutaciones de los genes que codifican el canal iónico. Repercuten sobre todo en el sistema nervioso central, el músculo esquelético, el cerebro y el corazón, de ahí la trascendencia del LNC.

 

Los canales iónicos son proteínas que atraviesan la membrana celular y regulan o permiten el paso rápido de iones a través de la membrana. Los iones son átomos con carga eléctrica positiva o negativa. Todas las células del organismo tienen canales iónicos y su correcto funcionamiento determina un buen o mal estado de salud, mencionó la doctora Arlet.

 

En el LNC son precisamente los canales iónicos la principal unidad de estudio, cuyo movimiento, a través de las membranas celulares, es esencial para procesos de aprendizaje y memoria, control de fuerza muscular, duración de latidos del corazón, regulación de secreción de insulina, así como segregación de hormonas y neurotransmisores, fundamentalmente.

 

Los canales iónicos son particularmente importantes en las células musculares, nerviosas y cardiacas porque generan los impulsos eléctricos que gobiernan y organizan su función. Enfermedades como el alzheimer, parkinson, diabetes tipo 1, algunos tipos de epilepsia, trastornos del movimiento como parálisis periódica o debilidad motora, fibrosis quística, arritmias, entre otros padecimientos, pueden estar relacionados con un mal funcionamiento de los canales iónicos.

 

Para el análisis funcional de estos canales, los expertos utilizan instrumentación automatizada que les permite obtener un registro electrofisiológico simultáneo de células, además de técnicas ópticas y de fluorescencia, a fin de detectar células en suspensión y en placas de cultivo. El equipo multilector de placa realiza hasta 96 registros en una hora y el citómetro de flujo cuenta hasta 10 mil células por segundo.

 

PUBLICIDAD: 

Investigaciones que favorecen la salud

Estudiar a nivel molecular, celular y tisular (tejidos) la función normal de los canales iónicos y su regulación, así como las alteraciones que resultan de anomalías genéticas o adquiridas y que predisponen a diferentes canalopatías, son algunos de los propósitos del Laboratorio Nacional de Canalopatías.

 

Los estudios del LNC sobre agentes farmacológicos, toxinas de venenos y moléculas que regulan la función de canales iónicos específicos podrían aportar información útil para el diseño de mejores medicamentos y estrategias terapéuticas. Asimismo, la asesoría y servicios que el laboratorio proporcione a instituciones académicas y públicas resultarán provechosos para investigación básica y aplicada de enfermedades asociadas al mal funcionamiento de canales iónicos para el desarrollo de nuevos fármacos, indicaron los especialistas Arlet del Carmen Loza Huerta y César Oliver Lara Figueroa.

 

Cifra:

900 toxinas serán revisadas para saber si alguna bloquea el flujo de calcio a través del canal iónico del esperma